Posteado por: Pablo | diciembre 7, 2007

Una euforia perdida


Creo que para escribir hay que aprovechar la euforia de los sentimientos, y este sabado pasado, deje pasar una de las euforias sentimentales mas fuertes que he sentido respecto a Colombia, asi que escribire con lo que queda de ella.

Fui de visita a la casa de una muy buena amiga de mi mama, quien con su increible buen sentido del humor nos empezo a contar primero de su viaje a EUA por aquello de la extradicion de uno de sus hijos, extradicion que se dio porque fue a reclamar unos dolares a una casa de cambio en la que habia alguien involucrado con narcotrafico, y termino contandonos nuevamente la situacion que la ha hecho famosa, y es la desaparicion y tortura de su hijo Luis Fernando por parte de las FFMM de Colombia (Caso 9620 de la OEA), en ese relato ella nombraba jueces, abogados, testigos, en fin de todo y cada vez que los mencionaba decia “a ese lo mataron en tal lado o en tal año o por tal cosa” poniendome a pensar en las campañas de exterminio que se viven en este pais. Tambien hablo de la relacion que existe entre los metodos de tortura usados por los Nazi’s y los usados por los militares Latino-Americanos, citando el hecho que muchos militares Nazis huyeron al sur del continente americano para evitar juicios. Siendo La Escuela de la Americas (de donde son egresados Pinochet, Videla, Noriega por nombrar algunos “ilustres” estudiantes) fue (no es que ya no exista, sino que le cambiaron de nombre) el medio mas efectivo que usaron los EUA para impedir que las naciones americanas siguieran los pasos de Cuba, ensañando metodos de tortura, desaparicion e interrogacion extrema, lo grave es que desde que Alvaro Uribe es presidente de Colombia el numero de estudiantes Colombianos en la escuela se ha incrementado.

Esta semana cuando hacia la fila (de 2 horas, pero antes era de 5 horas, y 3 de ellas a al intemperie) para cobrar la pension me puse a conversar con los viejitos que hacen la fila parejo conmigo, terminamos hablando de la violencia en Colombia, y aunque habia uno de ellos que tenia una grandiosa memoria para acordarse nombres de chusmeros, generales y las formas en que terminaron no tenia la claridad para explicarme la diferencia entre chusmeros, y los guerrilleros del los llanos, y asi como el ninguno de los otros, pues cada uno tenia un recuerdo diferente, esto me hace pensar que la ausencia del reconocimiento de nuestra historia no es solo en los jovenes, sino tambien en quienes vivieron en los tiempos que a nosotros nos toca leer en libros, señalando esto que no pareciera importarnos recordar.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: