Posteado por: Pablo | febrero 27, 2010

Cuando Buda no ve a Pest


1873 fue el año en el que dos* ciudades decidieron unirse en cuerpo y alma para convertirse en la sensual Budapest. El inconveniente radica en que la union de cuerpo jamas será consumada mientras el Danubio exista. Éste, mientras tenga vida, no permitirá que Buda y Pest se unan verdaderamente, lo paradojico es que a nadie le cabría en la cabeza Budapest sin el Danubio. Pero cuando entre dos existe una atracción, sin importar lo que se interponga en el medio, estos encontrarán la manera de acercarse, de tocarse, de consumar el deseo, Buda y Pest lo logran a traves de los puentes, los cuales estan siempre encima del Danubio, riendose de él con sutileza.

El Danubio rabioso de no poder evitar esta union, aprovecha el invierno para quitarle a la pareja lo que humildemente ha tenido siempre: La vista del uno al otro. Algunos dias frios, como hoy, el Danubio se nubla de una manera tal que desde Buda es imposible ver a Pest y visceversa, es mas, desde el medio de los puentes no es posible ver ni a Buda ni a Pest. Entonces la sufrida pareja queda como enceguesida, aunque con la tranquilidad de saber que su complemento seguirá ahí, al otro lado, y sabiendo que vendran dias mejores, cuando volveran a provocarse con la mirada, como acostumbran hacerlo.

* En realidad fueron tres ciudades: Buda, Obuda y Pest. Pero los protagonistas de la union son sin duda Buda y Pest.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: