Posteado por: Pablo | octubre 13, 2010

Del libro a la ventana.


Como es costumbre me siento en una de las bancas del lado derecho del bus, pues en la mañana cuando voy al trabajo y en la tarde cuando regreso de èste el Sol pega en el lado izquierdo, y tambien como es costumbre y como niño chiquito, me pido la ventana.

Hoy leì seguido, no me percatè de las estaciones, solo interrumpì la lectura, como es usual tambièn, cuando cruzamos el Danubio, me encanta ver el rìo y sus puentes, a la mañana y a la tarde.

La experiencia hoy fue un poco extraña al momento de cerrar el libro cuando mi parada estaba pròxima. En el capitulo que he estado leyendo hoy, el narrador llega a un campo de trabajo, el cual por lo que logra ver al entrar, se llama Auschwitz, y se sorprende al ver que en el campo hay gente diferente a èl, a las personas libres*, resulta que hay prisioneros tambièn, y con curiosidad se preguntaba cuales serìan los delitos que los llevaron hasta alla.

Durante el capìtulo y de una forma muy natural, el narrador, quien es un hungaro, cuenta como en menos de una hora, pasa de verse como una persona libre, a verse como un preso igual a los que vio al llegar. Cuenta todas las etapas por las que fue pasando, y que rodeado por gran confusiòn, no lograba asimilar en gran medida lo que significaban los hechos. Una de estas cosas fue el corte de cabello general para todos (cabezas totalmente rapadas), asimilè esto como una amputaciòn de la personalidad.

El momento cuando cierras el libro, es como salir de un mundo a otro, estaba en un mundo de presos mutilados de simbolos de personalidad por el corte de cabello y los uniformes, y levanto la cabeza, y veo por la ventana un mundo donde la gente viste de colores, tiene cortes de cabello diferente, va y viene por donde quiere o por donde sus situaciones se lo dictan, y no por donde los guardias lo ordenan, una imagen normal cuando vas en la ventana del bus, ¿no?. Pero nunca antes habia valorado tanto detalles asì de minusculos, porque son cosas que damos por sentadas y que solo la aberraciòn en el comportamiento humano es capaz de cuestionar. Fue un cambio fuerte, pasar del mundo del libro, al mundo real, que sin ser lo mas idilico ni ideal, sì es mucho mejor que el mundo que hay en las paginas que llevo en las manos.

El libro en general va mas rapido de lo esperado, mucho mas rapido. El tema es fuerte, pero sin duda esta muy bien escrito, creo que pronto estare haciendo el reporte final.

*expresiòn usada por el autor cuando llega al campo de concentraciòn, despues de haber estado retenido cuatro dias, en un vagon de tren donde no le daban agua, no se asimilaba como retenido.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: